Temperamento y comportamiento

El Pastor del Cáucaso es un perro que demuestra gran vigor, es fuerte, equilibrado y tranquilo. Las reacciones de defensa que se manifiestan en forma activa, están bien desarrolladas. La acometividad y la desconfianza hacia los extraños son rasgos característicos.

Su inclusión en el grupo segundo de la clasificación de la Federación Cinológica Internacional demuestra que el pastor del Cáucaso es un perro de pastor, aunque por encima de todo es un perro de montaña. Se trata de un animal claramente más potente que la mayoría de sus congéneres cuya función más importante consiste en guardar el ganado, las personas y los bienes de éstas. Por consiguiente, tiene muy poco que ver con cualquier perro de compañía tal como se entiende normalmente que son éstos, y no porque sea inútilmente agresivo con sus dueños sino sencillamente porque tiende a dominar a quienes le rodean. De ahí que su educación requiera mano firme con guante de seda.
Cuando es muy pequeño, el pastor del Cáucaso es una encantadora bola de pelos de andares torpes. El aspecto que tiene entonces es lo que más gracia le hace a la gente. Pero en todo caso conviene llevar cuidado. Quienes quieran tener el animal por su simpático aspecto se expondrían a más de un chasco después; este perro de unos cincuenta kilos no está dispuesto en absoluto a convertirse en un camarada de juegos de los niños – con los que todo lo más podría desempeñar una función de protección - ni a quedarse tranquilamente echado en la alfombra del salón. No tiene nada de perro de interior; por una parte, porque su imponente envergadura se lo impide, y, por otra parte, porque necesita grandes espacios para moverse a sus anchas. En eso resulta menos civilizado que el montaña de los Pirineos o el san bernardo que se reconvirtieron hace ya tiempo.
No obstante en su aspecto funcional, tenemos un perro de imponente físico, que no intentará imponer su jerarquía sobre ningún integrante del grupo familiar, aceptando las órdenes de “todos” sus dueños incluídos niños.
Como prueba de su bajo nivel de dominancia baste mencionar que ni siquiera juega a morder con sus dueños, a los que defenderá inmediatamente en caso de agresión.


Recordemos que en el Cáucaso protege cabras del ataque de lobos, osos y jaguares. Lo que lo convierten en un guardián especializado al que no debemos instruir para esta tarea.

En cambio, el pastor del Cáucaso le irá como anillo al dedo a las personas que busquen un animal fiel, capaz de protegerlos en cualquier situación. Cancerbero impresionante, guardará de un modo feroz la propiedad de su dueño, mostrándose visceralmente desconfiado con los extraños. El estándar oficial penaliza cualquier ejemplar que muestre signos demasiados evidentes de sociabilidad. De modo que conviene tener cuidado cuando se tiene delante un perro así; un gesto que hay que evitar es el de tenderle la mano maquinalmente salvo que lo haya indicado su dueño. De todos modos, subrayemos el notable equilibrio que muestra este perro de montaña cuando el dueños está en casa y no ocurre nada anormal. Tiene una salud robusta por lo que apenas habrá que prestarle ningún cuidado en especial. No le costará nada dormir fuera y bastará cepillar periódicamente su abundante pelaje para que tenga un buen aspecto.
En síntesis si la elección se inclina hacia un perro de gran porte, excelente guardián, rústico respecto de cuidados y alimentación y 100% confiable con los integrantes de la familia. El pastor del Cáucaso reúne estos requisitos y devolverá su afecto con cariño y una fidelidad enorme como su tamaño.

Los pastores del Cáucaso son perros extraordinarios: orgullosos e indóciles por una parte y al mismo tiempo, fieles sin reservas a su dueño, combatiente audaces capaces de pelear con animales salvajes sin importar su tamaño, como con el hombre que llegue con intenciones aviesas. Una de las razones que explica la escasez de ejemplares es el hecho, de que aun hoy en día, es una raza que esta cumpliendo la función de cuidar rebaños. Esta tarea, la desarrolla en las montañas del Cáucaso donde por la geografía escabrosa y el aislamiento, las posibilidades de frecuentación de ejemplares de sexo opuesto, y por lo tanto de procreación son sumamente limitadas. Aparte de las razones expuestas arriba, hay un motivo político que afecto la difusión de esta raza, que es la siguiente; dentro de la ideología imperante en la URSS estaba la idea de abolir toda diferencia nacional. Se trataba de que todo fuera soviético dentro de sus fronteras sin importar del país que provenía. Esta idea se le aplico al Pastor del Cáucaso. Grandes cantidades de estos animales fueron llevados a Siberia, u a otros lugares de la URSS, con el objeto de mezclarlos con razas locales, para que surgiera el perro soviético. Durante la segunda guerra mundial, se hizo otra gran recolección de perros en Armenia, Georgia y Azerbaidzhan enviándolos a Moscú donde se encontraba el criadero "Estrella Roja". Si bien se llevo la flor y nata de la raza, no fueron utilizados para incrementar la difusión de la misma sino que se creo el "Mastín de Moscú". La Post guerra en la URSS, fue un periodo que encontró a gran cantidad de perros sin dueños que formaron jaurías que atacaban al ganado y a las poblaciones humanas alejadas. Para contrarrestar esta amenaza, a principios de la década del 50 fue promulgada una ley, por parte del gobierno soviético, para combatir a los perros vagabundos. Una consecuencia de esto fue también que muchos Pastores del Cáucaso fueron considerados vagabundos y eliminados. Todas estas razones han llevado a que esta raza fuera muy reducida y poco conocida en occidente. La caída del comunismo y la reapertura de contactos con países ex integrantes de la URSS, han permitido que llegara esta raza a Occidente como un aire renovador a la cinología internacional, y produzca las turbulencias en el mundo canino que estamos viviendo. En la republica de Azerbaidzhan se distinguen dos tipos de perros Pastores del Cáucaso; un tipo se encuentra en las montañas, parecido al georgiano, y el otro en la región de las estepas. La región del Cáucaso es de altas montañas, donde las poblaciones están a mas alturas sobre el nivel del mar de ese continente y la vida se ha desarrollado, desde muy antiguo, en un ambiente sumamente difícil por su clima frió y su topografía escabrosa. El Pastor del Cáucaso es también el resultado de ese habitad agreste, sumamente salvaje, donde cualquier error se paga con la vida. Al ser un animal pastor obviamente su vida se desarrolla donde están las ovejas, es decir, en las altas cumbres. Gran parte de su tiempo lo debe pasar en absoluta soledad, sin mas compañía que las ovejas que debe custodiar, por lo que su carácter es sumamente independiente, y debe tomar decisiones por su cuenta sabiendo que no tendrá ayuda. Por eso, el espíritu de sobrevivencia es tan fuerte que modela el carácter de estos perros.

Un hecho nuevo que se esta produciendo con frecuencia en el mundo cinologíco internacional, es la presentación de ejemplares de esta raza entre los participantes de las mas importantes exposiciones caninas. Esto ha traído como consecuencia, que la popularidad de la raza se haya incrementado y se desee saber mas de estos animales y sobretodo saber como es su carácter

El pastor del Cáucaso es perro Pastor y de Guarda

El pastor del Cáucaso Pertenece al Grupo I, ya que la función que cubría era la custodia de ganado y aun lo sigue haciendo. Es un raza naturalmente predispuesta para esta tarea, se estima que con un hombre solo puede custodiar hasta 2000 ovejas, 800 cabezas vacunas o 400 cerdos. El hombre ha ampliado la función de custodia de rebaño a la custodia de los bienes, por lo que también se encuentra en el Grupo II.

Perro de pelea

El pastor del Cáucaso ha venido combatiendo con osos, lobos y otros perros desde la mas remota antigüedad. Un enfrentamiento bastante habitual en la región caucásica es el enfrentamiento con lobos, por lo que esta raza de perro ha desarrollado, a través de las generaciones, una habilidad innata para la pelea. Su físico privilegiado y un sistema neurológico que no le hace sentir dolor, convierte a esta raza en líder indiscutida de las peleas.

Perro para caza mayor

El pastor Cáucaso al no conocer el miedo, le hace frente a todos los animales salvajes que se le pueda a uno ocurrir, osos, pumas, jabalíes y hasta tigres. El entrenamiento para que cumplan esta función de ayudante en cacerías, es rápido y de fácil aprendizaje por parte de estos perros.

Guardaespaldas personal

Siempre están de guardia y vigilantes recorriendo sus territorios y cuando duermen lo hacen en estado de vigilia permanente, por lo que el menor ruido los pondrá atentos de inmediato. Aun aquellos que siempre rodean a la persona custodiada, que pretendan entrar en horas no habituales, solo lo podrá hacer si el dueño de la casa se los permite, ya que sino el perro actuara.

Perro militar y policía

En los países que se encuentran dentro de la vieja orbita soviética, se les da un entrenamiento militar. Por parte de la policía se los entrena para los grupos antidisturbios. También se los usa para vigilancia en la frontera, acompañando las guardias que se desplazan en ámbitos inhóspitos y en grandes distancias a recorrer.

Carácter del Pastor de Cáucaso

Este animal ha desarrollado su instinto de conservación y de territorialidad. Con su temperamento equililibrado ha aprendido a economizar sus fuerzas, ya que el alimento es casi siempre escaso o no se encuentra con regularidad en su habitad original. Esta conservación es importante a la hora del análisis del temperamento de estos animales ya que la especialización de su trabajo esta presente como una profunda impronta en su carácter.

Como se compone la manada de pastores del Cáucaso

Se estima que los lideres que se generan son: · Perro dominante, el que tiene prioridad en los alimentos · Perro dirigente, aquel que organiza la manada y los demás integrantes siguen su comportamiento · Perro dominante sexual, que domina en competencia por apareamiento · Perro guardafrontera, que vela por los limites territoriales y que intervienen con anuencia del líder en conflicto limítrofes

El pastor del Cáucaso tiene un desarrollado complejo genético de liderazgo, por lo que es difícil subordinar al hombre por su sentido de independencia y su autosuficiencia. NO ES UN PERRO PARA DUEÑOS DE CARÁCTER DÉBIL O INDECISO, NECESITA UN DUEÑO QUE LE MARQUE SU AUTORIDAD DESDE CACHORRO PARA QUE LO TOME COMO LÍDER DE LA MANADA. No ataca a las hembras ni a los cachorros. La inhibición de morder seriamente a la hembra se basa en señales olfatorias que la perra emite. En cuanto al cachorro, aprende desde muy chico ademanes de sumisión que enviara de inmediato al adulto para evitar la agresión. Una vez adulto al perro no le interesara ya mas jugar como cachorro. No actuara si lo que tiene adelante es considerado un hecho no real, un juego o una ficción. Tiene la capacidad de brindar custodia a los rebaños en un ambiente hostil. Con su amo, desarrollara una lealtad a toda prueba. Es un animal orgulloso, que estará observando a su amo para saber cuando y como actuar. No es un perro ladrador, cuando ataque en una situación de peligro, lo hará silenciosamente. Cuando es adulto no necesita de nuestras caricias. No desea que lo toquen con demasía, simplemente un suave toque en el lomo lo gratificara después de haber actuado bien. No intente sacarle la comida si no ha sido acostumbrado de cachorro, edúquelo de cachorro para que permita que usted se acerque y hasta pueda tocar la comida, es conveniente que a la hora de comer lo haga con personas conocidas. Este perro también cuidará de todo su grupo familiar, el los incorporara a su manada y dará la vida por ellos. No es un compañero de juegos de nuestros hijos. En cuanto a los extraños es mejor tomar recaudos; la educación desde cachorro permitirá que distinga a los extraños de los intrusos que pretendan entrar por lugares y horas no habituales a su domicilio o ámbito que esta custodiando. Pero si usted desea que su propiedad quede bien protegida ha acertado en el animal, instintivamente el la cuidara hasta con su vida.


La educación del cachorro

Para poder disfrutar de un buen Pastor del Cáucaso y que pueda convivir con nuestra familia, es fundamental poder educarlo desde muy pequeño. Todo proceso educativo consistirá en ir creando en el cachorro confianza en su dueño, estableciendo una relación basada en esa confianza, permitirá que el cachorro no actúe basado en el principio de la autodefensa. La edad ideal para comenzar con este proceso es cuando el animal tiene al menos 45 días. No es conveniente separarlo de su madre debido a que están haciendo el "impriniting".
 


Comments